Entradas populares

viernes, 13 de agosto de 2010

Llerena, ciudad del buen gusto

13 de agosto de 2010

Mi buen amigo Luis Garraín, cronista oficial de Llerena, acaba de presentar su libro “Las calles de Llerena”. Me invitó formalmente por teléfono cuando hablamos una tarde de julio en Madrid. Le contesté que no sabría si podría acudir, pues me encontraría de vacaciones en Las Brozas.


Llegó el día, le llamo por teléfono, y me dice que será esa misma noche- viernes y 13, mal día en el mundo anglosajón- a las 9,30 en el centro cultural de La Merced. Llerena de Brozas está sólo a 210 kilómetros y animoso me trasladé hasta allí para rememorar la jornada que celebramos los periodistas de turismo de España, clausurando nuestro congreso nacional en diciembre del año pasado en esta bellísima ciudad badajocense.

El salón de actos estaba a rebosar. Luis Garraín hijo fue presentado a los componentes de la mesa. Valentín Cortés alcalde de la ciudad; José Antonio Perozo Ruiz, escritor extremeño, afincado en Galicia y a su propio padre, protagonista esa misma noche del evento al que asistía.

Valentín desgranó alabanzas al amigo común, su buen hacer y su cariño por la ciudad. Lo hizo con palabras propias y otras prestadas de grandes escritores. José Antonio Perozo, es en palabras de Garraín junior un enamorado de Llerena, hombre amante de la cultura, autor teatral y de más de 40 libros incluidas novelas, consiguiendo con ellos numerosos premios. Habló largo, tendido y amenamente del libro “Las calles de Llerena” y de su autor, los protagonistas de la tarde, sugiriendo los nombres de verdaderas personalidades para nuevas calles.

Por último, Luis Garraín se deshizo en agradecimiento con todos los que le han ayudado en esta magna obra, su gran obra. Emocionadísimo dijo que era el cuarto gran día de su vida, tras el matrimonio y el nacimiento de sus dos hijos, Luis e Inmaculada. No quiso olvidarse de nadie, pero mencionó expresamente la labor de Antonio Carrasco, llerenense ilustre, autor del trabajo “Entalladores y plateros de la Baja Extremadura”, y de Mariano Fernández de Deza, marqués de la Encomienda. No quiso olvidarse de este humilde cronista, a quien presentó como presidente de los cronistas de Extremadura.

La jornada concluyo en la Hospedería de Llerena, donde departí ampliamente con varios de los presentes, especialmente con el presentador y prologuista del libro, José Antonio Perozo, con el que me une el amor por el turismo de España, no en balde fue el creador de la Asociación Ciudades Españolas Patrimonio de la Humanidad, asociación que nos envidian en Italia, como me dijo en cierta ocasión el presidente de Turismo de Italia, en la bellísima ciudad de Todi en la región de Umbria. Una envidia sana de cómo España cuida y mima sus monumentos y ciudades Patrimonio de la Humanidad. Le respondí: No es un gasto, sino una inversión el cuidado de los monumentos. ¡Nos proporciona tanto dinero a través del turismo cultural!

Y me viene a la cabeza que Llerena es ciudad conjunto histórico monumental, una de nuestras ciudades extremeñas con más atractivos turísticos, Por favor, cuídenla y difundan sus bellezas.