Entradas populares

sábado, 1 de diciembre de 2012

Un viaje por la Raya de Portugal






 

 

         El viajero está de viaje por su tierra. Ha comenzado muy temprano la jornada y tras hacerse sólo 427,2 kilómetros desde Madrid ha esperado un poco para subir al barco del Tajo, www.barcodeltajo.com ,  ese crucero que muestra el encajonamiento del Tajo, en el mismo límite entre España y Portugal, saliendo desde Cedillo. Carlos Nieto, buen anfitrión, acompañado de su socio Florián Pérez ha ido mostrando a los cerca de 30 asistentes que conforman el viaje una verdadera clase de naturaleza, tanto en flora como en fauna. Una lección amena, divulgativa y atractiva para el pasaje. En el viaje iban cuatro miembros de APETEX, la Asociación de Periodistas y Escritores de Turismo de Extremadura.

         Tras la experiencia del crucero fluvial, otra atractiva fue visitar la enorme finca Dehesa de Solana, de unas 5.000 hectáreas en el cercano pueblo de Herrera de Alcántara, con numerosos animales de caza mayor, como venados y ciervos, jabalíes y otros dedicados a la producción de carne, como ovino, bovino y cerdos ibéricos. De estos animales, que llevan el nombre “Dehesa de Solana” posee la finca unos 5.000 animales de cría, que producen los excelentes  jamones y lomos ibéricos, que se venden directamente en la tienda de la finca o en las tiendas de Madrid. Tras visitar el secadero, donde el veterinario jefe de la explotación, el trujillano Javier Hidalgo nos muestra la labor que realizan para el secado de los mejores productos, el viajero tiene la suerte de probar un buen jamón, al corte del maestro Javier, que da muestra de su buen hacer.  www.dehesadesolana.com

         La tarde concluye en la finca “El Palecete”, de los llanos de Brozas, declarados zona protegida para las aves y donde a la puesta del sol se muestra una rehala de más de 70 venados y ciervas, en la que algunos machos tienen su harén y donde se aprecia a lo lejos El Torrico de San Pedro.

         Ya casi de noche visita del conventual de San Benito de la Orden Militar de Alcántara, la villa y su famoso puente romano para recalar en la preciosa hospedería, donde en el siglo XV se instalara un convento franciscano y que tras su desamortización en 1835 tuvo sucesivos dueños hasta llegar a ser una industria harinera, conservándose la maquinaria que en ella instalara en 1946 el empresario Eusebio González, y que tras ser rescatada por el Gobierno regional, hoy es un magnífico hotel de cuatro estrellas. www.hospederiasdeextremadura.es

         El viaje de familiarización ha sido organizado por dos empresa extremeñas turísticas: Geoactiva y Traventure  www.geo-activa.es y www.viajestraventure.com